domingo, noviembre 26, 2006

Apología de los impuestos

Sí, no me he equivocado al elegir el título. Eso es lo que he leído aquí y aún me estoy frotando los ojos. Al principio pensé que se refería al "impuesto revolucionario" de algún grupo terrorista y me asusté. Pero no, eran los impuestos de toda la vida. Luego pensé que se trataba un error tipográfico, pero claro, no había muchas palabras similares a "apología" que encajasen en el contexto...

Apología es según la RAE es un discurso de palabra o por escrito, en defensa o alabanza de alguien o algo. Aparte de la utilización de esta palabra (que todos asociamos a lo que la asociamos y de eso es consciente el redactor), en este caso, parece que a los chavales les van a "lavar el cerebro" para que paguen impuestos. ¡Qué verguenza! Afortunadamente, alguno habrá que pueda estudiar más tarde en la privada las formas de escaquearse de pagarlos... como Dios manda!

Aparte del eterno debate sobre si recaudar impuestos y aumentar el gasto social, disminuye o no las diferencias entre las clases (o entre las rentas si uds. quieren), que es algo que yo ya no discuto porque para mí es evidente, lo más divertido de la noticia es que D. Federico distribuye sus productivas horas de trabajo haciendo oposición al Gobierno en el LibeloDigital y en la COPE. Hasta esta mañana, la COPE era propiedad de la Conferencia Episcopal y según el proyecto de presupuestos para 2007, el año que viene el Estado entregará a la Iglesia Católica, de manera mensual, un total de 12,5 millones de euros a cuenta de la cantidad que deba asignarse a través de la citada casilla de la renta.

De la renta, eh! Ni de los cepillos de los feligreses, ni de las plegarias a San Antonio.

De la renta de los trabajadores... de los que pagamos.

De la renta, de los impuestos, vamos. No sé si saben a qué me refiero.

No se si he dicho ya dicho que van a recibir esas cantidades de los impuestos. O sea, de la Renta. del IRPF...

Pues eso, que la Iglesia, la propietaria de la COPE, va a recibir 12,5 millones de euros a cuenta de la cantidad que deba asignarse a través de la citada casilla de la renta... pero a D. Federico y a sus amigos no les gusta que se enseñe que es bueno pagar impuestos, eso es apología y de la peor...

¿Y qué dicen de esto sus jefes, Don Federico?

5 comentarios:

javierM dijo...

Pues dirán que a dios rogando y poniendo el cazo...

Anónimo dijo...

¿Y que dicen los sindicatos? Al obrero cuidando y poniendo el cazo...

Baba O'Riley dijo...

Eminentísimo Rome.
Con la iglesia hemos dado, Sancho. No se puede tomar a la ligera el poder de metamorfosis de una empresa que lleva funcionando más de dos mil años. Esquilmar y extorsionar no son términos inexistentes en sus formas de ingresar activos; llevan tanto tiempo vendiendo humo que han convencido al mundo de la necesidad de ese humo, haciéndonoslo pagar encima a precio de oro (¡¡nada menos que 12,5 millones!!).
De la voz del Ayatolá y de sus contradicciones incongruentes ya no me sorprende nada. Su grado de vileza y su odio a todo lo que huela a socialista es tal que de su pluma y sus micrófonos ya sólo sale verborrea dañina para el intelecto.

elperdiu dijo...

Estimado Rome. A ustede, como a la cabra, le tira el monte. ¿A qué viene mezclar el rechazo liberal a la asfixia impositiva con la financiación de la iglesia?
Si tenía ganas de ponese anticlerical, pues hágalo sin rubor, pero no sé qué tiene que ver una cosa con la otra

Armando dijo...

Sin tener muy claro todo esto..¿no habíamos quedao en que los que quieran marcaban la casilla y el dinero podía ir al pensamiento único de derechas o al de izquierdas?

Pues ya está hombre, todos financiados, todos felices. Todos menos los neoliberales comeniños que lo que no quieren es que se financie ni a unos ni a otros