domingo, noviembre 19, 2006

Malos tiempos

Malos tiempos para el periodismo cuando tienes que llevar un carrito de la compra a la hora de ir al kiosko.

Malos tiempos para mi, cuando me siento satisfecho si hago un repaso general a los tres kilos que El País me entrega por dos euros.

Y malos tiempos son, cuando el repaso te acaba indignando.

Empezando por un magnífico artículo de Vargas Llosa que explica que la pobreza huele y huele a mierda. Dice el autor de la más que recomendable Las travesuras de la niña mala que "el objeto emblemático de la civilización y el progreso no son el libro, el teléfono, el Internet ni la bomba atómica, sino el excusado". Es decir, la diferencia principal entre nosotros, los ricos, y el resto de las tres partes del Planeta, se manifiesta con toda su brutalidad en la posibilidad de deshacernos de nuestras defecaciones definitivamente. Brutal y real a partes iguales.

"(..) Qué infinitamente distinta a la nuestra es la experiencia de esos miles de millones de seres humanos que nacen, viven y mueren literalmente asfixiados por su propia inmundicia, a la que no consiguen arrancar de sus vidas, pues, visible o invisible, la mugre fecal que expulsan regresa a ellos como una maldición divina, en la comida que comen, el agua en que se lavan y hasta en el aire que respiran, enfermándolos y manteniéndolos en la mera subsistencia, sin posibilidades de salir del confinamiento en que malviven".

No duden leerlo, si tienen cinco minutos.

Y si tienen diez más, repasen el suplemento Domingo. Conozcan al animal número 64. Así le pusieron en Guantánamo los mismos defensores de la democracia que fueron a liberar Iraq. Estos defensores de la libertad, tiraron al animal número 64 al suelo con los perros, le pusieron las rodillas encima y le ataron con cuerdas mientras uno grababa en vídeo. En otra tienda le cortaron el pelo, le echaron unos polvos amarillos desinfectantes y le vistieron con un mono blanco. En el avión que le llevó a Guantánamo, iban todos encapuchados, en el suelo y atados con cadenas de pies y manos. El viaje fue largo, y se mearon y cagaron encima porque no les permitieron ir al baño.

Ahora, el animal número 64 ha vuelto a llamarse Lahcen Ikassrien, pero cuando cierra los ojos, sueña con caballos que caminan bajo la tierra.

¿De qué democracia pueden presumir?

El último reportaje en el que me he detenido unos minutos ha sido en el de Julián Grimau, un asesinado por comunista por los golpistas por un delito no probado y aún así, prescrito. Dice su abogado defensor que "Fue ejecutado a las cinco de la madrugada, ante los faros de unas camionetas. Los reclutas del pelotón de fusilamiento estaban muy nerviosos. Dispararon 27 balas, pero el oficial al mando tuvo que rematarle con tres tiros de gracia". Antes de esta fatídica madrugada, durante los interrogatorios, cayó por una ventana desde un segundo piso, se golpeó en la cabeza y se fracturó las muñecas. Manuel Fraga Iribarne, Ministro de Información y Turismo con los golpistas, sostuvo que el preso se había tirado al vacío de forma "inexplicable", tras encaramarse a una silla.

Julián Grimau, no tenía una pulsera que dijese que era el animal número 64, pero le mataron por ser comunista. Y hoy, cuarenta años después, su memoria será restituida gracias a la iniciativa del Senador de Izquierda Unida, Eduardo Cuenca. Lógicamente, uno de los responsables de su asesinato, Manuel Fraga, votó en contra. No podía ser de otra forma. Por coherencia con lo que siempre ha pensado él y su grupo, que el pasado no hay que removerlo...

...si no es en beneficio propio, claro.


Ps: no puedo resistirme a comentar la última memez de Acebes, aunque no lo haya leído en el periódico. Lo he oído en la radio. Parece ser que el supuesto incremento del clima de violencia en las aulas es consecuencia directa de la política de ZP, que es "típicamente de izquierdas, es decir, la que no cree en el esfuerzo, la seguridad y el respeto a la autoridad". Aparte de que alguien debería avisarle de que los ejemplos de violencia en las aulas no los cometen niños de 3 años, que es el tiempo que lleva el PP fuera del Gobierno desde 1996, me surge una duda al respecto del respeto a la autoridad: ¿este señor de Granada es de izquierdas?

4 comentarios:

javierM dijo...

No me extraña que se le agriara el domingo.

Lo de Llosa no lo he leído. Hace tiempo que dejó de estar entre mis lecturas.

Lo de animal número 64 demuestra, una vez más, que hemos dejado de ser referente moral para nadie y que nuestras democracias, unas veces por acción y otras por callar y silenciar ante el horror, no son exportables de una forma creible para ningún lugar del mundo, y que es necesario retomar los valores que emanan de los derechos humanos para porder exigir al resto que se comporte como queremos.

De fraga que decir...

jordi robirosa dijo...

La pobreza lo que huele es a socialismo.

Anónimo dijo...

Los diarios de Enrique Ruano, publicados en ABC (año 1969).......

Anónimo dijo...

publicado en abc: amigo de sharon dice que bush dio permiso para asesinar arafat